Derecho Civil

Acto y Negocio Jurídico

Manifestación y declaración de voluntad

Voluntad humana

La voluntad es un estado psíquico interno susceptible de producir efectos jurídicos. La exteriorización de la voluntad puede calificar como una manifestación de voluntad o como una declaración de voluntad, dependiendo de si los efectos que ello genere son o no queridos por el sujeto que exterioriza su voluntad.

La manifestación de voluntad produce efectos que no necesariamente son queridos o buscados por el sujeto, mientras que la declaración de voluntad produce los efectos jurídicos queridos por el sujeto. Por ejemplo, si una persona va conduciendo un vehículo por la calle y accidentalmente atropella a otra, el efecto jurídico que se generará es que aquella tendrá la obligación de reparar los daños causados a la víctima. Este efecto jurídico se producirá a pesar de que, muy probablemente, nunca fue deseado. En este caso estamos ante una manifestación de voluntad, la cual consiste, no en querer atropellar a otro intencionalmente o querer estar obligado a pagar una indemnización, sino en el acto de conducir, toda vez que esta conducta es realizada voluntariamente.

Si dos personas declaran que quieren obligarse a intercambiar sus bienes, se producirá el efecto jurídico de que ambas quedarán vinculadas por una relación obligatoria conformada por las obligaciones recíprocas de intercambiar tales bienes, las cuales deberán cumplir. Este efecto jurídico sí fue querido por ellas al momento de declarar su voluntad. En este caso estamos ante una declaración de voluntad, Así, la manifestación de voluntad es propia del acto jurídico, y la declaración de voluntad es propia del negocio jurídico.

Los sujetos no solo se comprometen mediante una declaración de voluntad, sino también formulando afirmaciones o aseveraciones acerca de la realidad física. Estas son las declaraciones de ciencia. Cierto sector de la doctrina entiende que estas no tienen una expresión de voluntad. Sin embargo, las declaraciones de ciencia en un contrato de compraventa, por ejemplo, tienen la utilidad de delimitar el bien sobre el que versa la compraventa y, de este modo, precisar en qué consiste la voluntad del declarante. Esta voluntad será la de quedar obligado a la entrega de un determinado bien con ciertas características. En este caso, el enunciado que contiene las características específicas del bien (por ejemplo, la marca, modelo, número de placa, etc.) es una declaración de ciencia. Estas características no son producto de la voluntad del declarante, pero permiten definir en qué consiste su voluntad.

Declaración de voluntad como elemento del negocio jurídico

Como se indicó líneas arriba, la declaración de voluntad es la exteriorización de la voluntad con el fin de producir los efectos jurídicos que son buscados por el sujeto declarante y amparados por el ordenamiento jurídico, y es uno de los elementos del negocio jurídico. Ciertas legislaciones, al regular el negocio jurídico (o el acto jurídico), asimilan esta figura con la declaración de voluntad. No obstante, la declaración de voluntad es solo uno de los elementos necesarios para la formación del negocio jurídico. Para que la declaración de voluntad pueda formar válidamente un negocio jurídico debe cumplir con el requisito de estar formada sin vicios. Además, si la ley impone una determinada formalidad para la declaración de voluntad, esta debe ser cumplida, pues de lo contrario se entiende que la voluntad no ha sido exteriorizada.

Requisitos de la declaración de voluntad

Voluntad libre de vicios

Los vicios de la voluntad son defectos en la formación de la voluntad declarada. En otras palabras, los vicios generan que el proceso de formación de la voluntad sea defectuoso y que el sujeto declare una voluntad que sería distinta de no adolecer de tales vicios. Los vicios de la voluntad son el error, el dolo, la intimidación (también llamada violencia moral) y la violencia (también llamada violencia física para diferenciarla de la violencia moral o intimidación).

Cumplimiento de la formalidad

Ver artículo principal: Forma de la declaración de voluntad

La forma es el medio a través del cual la voluntad se exterioriza desde el fuero interno del sujeto. La regla general es que existe libertad de forma para declarar la voluntad. Es decir, por lo general, los sujetos pueden utilizar el medio escrito, verbal, digital o cualquier otro que consideren conveniente y que sea de utilidad para hacer conocer a los demás su voluntad. Sin embargo, en ciertos casos, la ley o las mismas partes imponen que necesariamente la voluntad tiene que ser declarada de cierta forma (en el caso de la ley, ya sea por establecer expresamente la nulidad como sanción ante su inobservancia o por disponerlo mediante una norma imperativa). Esta forma impuesta es denominada formalidad. Por ejemplo, es común que en las legislaciones se establezca que la donación de bienes inmuebles sea formalizada mediante una escritura pública. El motivo es que, de este modo, la voluntad se exterioriza de una forma más detenida, y ello tiene sentido siendo la donación de un inmueble un acto que disminuye considerablemente el patrimonio de una persona. Si la voluntad de donar un inmueble no se exterioriza mediante la firma de una escritura pública, entonces la ley considera que esa voluntad nunca fue realmente declarada.

Dimensiones de la declaración de voluntad

La declaración de voluntad puede ser vista desde dos dimensiones: la voluntad de declarar y la voluntad declarada. Por un lado, la voluntad de declarar es la intención de exteriorizar la voluntad interna. Esta voluntad interna, una vez exteriorizada, será la voluntad declarada. Por ejemplo, si una persona quiere adquirir una cosa determinada, tendrá que celebrar un contrato de compraventa. La voluntad de declarar consistirá en la voluntad de celebrar este contrato. Por otro lado, la voluntad declarada es el contenido de la declaración de voluntad, la voluntad exteriorizada y apreciable por los demás. Usando el mismo ejemplo, si la persona firma el contrato de compraventa, lo establecido expresamente en ese contrato será la voluntad declarada.

Lo ideal es que la voluntad interna coincida con la voluntad declarada, para que así surtan los efectos jurídicos deseados por los sujetos. Sin embargo, existen situaciones en que, por diversos motivos, estas no son coincidentes. En estos casos, el ordenamiento jurídico de todos modos atribuye ciertas consecuencias jurídicas. Para afrontar este problema de incompatibilidad, la doctrina ha desarrollado diversas teorías.

Relacionados

 

Otros artículos

Actualización Derecho Admnistrativo

Actualizado el 30 de mayo de 2020

Las funciones del Estado pueden clasificarse en administrativa, legislativa y jurisdiccional. Cada uno de los órganos entre los que se distribuye el poder estatal tiene asignada una de las funciones indicadas, sin perjuicio de que también pueda ejercer otra en cierta medida. [Leer más]

Actualización Derechos Reales

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El usufructo es el derecho sobre cosa ajena para usar y disfrutar sin alterar la sustancia de la cosa. Se asemeja al derecho de propiedad, con la diferencia de que el usufructo es temporal y por tanto, el usufructuario no tiene poder de disposición sobre el bien. [Leer más]

Actualización Acto y Negocio Jurídico

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La causa puede ser definida como la razón que justifica que la ley le reconozca a un determinado negocio jurídico sus efectos; es la función social y jurídica de un negocio jurídico (distinguiéndose así del objeto del negocio jurídico, que se analiza desde una perspectiva práctica y no jurídica). [Leer más]

Actualización Teoría General del Derecho

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La integración jurídica es es un mecanismo que sirve para resolver aquellos casos específicos para los que no hay una norma aplicable pese a necesitar una respuesta jurídica. Se "crea una norma" mediante la aplicación del conjunto de leyes o principios. [Leer más]

Actualización Procesal Civil

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El objetivo principal de las medidas cautelares es asegurar la eficacia de la decisión final (sentencia de cosa juzgada). En tanto dure el proceso, se toma una medida provisional (provisional porque su vigencia está sujeta hasta cuando termine el proceso). [Leer más]

Actualización Contratos

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El contrato es el acuerdo de dos o más partes para crear, modificar, regular o extinguir entre sí una relación jurídica patrimonial, y sirve como medio de regulación de conflictos de intereses entre particulares, constitunyendo uno de los actos que toda persona realiza numerosas veces cada día. [Leer más]

Actualización Procesos Constitucionales

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La finalidad del proceso de amparo es la de proteger derechos fundamentales, distintos a la libertad y los derechos tutelados por el proceso de habeas data. Es un proceso en teoría más rápido, en el que se puede conseguir medidas cautelares. [Leer más]

Actualización Obligaciones

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La obligación, entendida como relación obligatoria, es una relación jurídica de carácter patrimonial en cuyos extremos se encuentran una situación jurídica de acreencia (un derecho personal) y una situación jurídica de deuda (un deber jurídico, al que por lo general también se le denomina obligación). [Leer más]

Actualización Derecho Penal

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La culpabilidad es el tercer elemento del delito, donde se imputa la responsabilidad por la realización de un injusto (conducta típica y antijurídica). El fundamento de la imputación radica en la infidelidad del autor frente al derecho. [Leer más]