Derecho Civil

Acto y negocio jurídico

Sujeto del negocio jurídico

Sujeto del negocio jurídico

El sujeto es uno de los presupuestos del negocio jurídico y puede ser definido como un centro de imputación de situaciones y relaciones jurídicas. Es decir, el sujeto es quien se relaciona con otros sujetos a través de la celebración del negocio jurídico. El negocio jurídico hace que se genere en cabeza de los sujetos que lo celebran determinadas situaciones jurídicas que, estando vinculadas, constituyen las relaciones jurídicas.

En sentido amplio, un sujeto puede ser una persona natural, una persona jurídica (v.g. una asociación, una fundación, una sociedad anónima), un patrimonio autónomo (v.g. un patrimonio fideicometido creado a través de un contrato de fideicomiso), entre otros. Sin embargo, no cualquier sujeto está en aptitud de celebrar válidamente un negocio jurídico. Para ello, es necesario que el sujeto cumpla con los requisitos de capacidad y legitimación (aunque existe cierta discusión con respecto a este último concepto).

Capacidad

La capacidad es uno de los requisitos que debe cumplir el sujeto a fin de que el negocio jurídico que celebre sea válido y pueda surtir efectos jurídicos. Este requisito se puede dividir en tres componentes: la capacidad jurídica, la capacidad de ejercicio y la capacidad natural.

La capacidad jurídica (también denominada capacidad de goce) es la aptitud que tiene un sujeto para ser titular de derechos, obligaciones, facultades, cargas y demás tipos de situaciones jurídicas. En otras palabras, la capacidad jurídica permite al sujeto ser un centro de imputación de situación jurídicas subjetivas.

La capacidad de obrar (también llamada capacidad de ejercicio) es la aptitud que tiene un sujeto de ejercer por sí mismo las situaciones jurídicas de las que es titular (por ejemplo, ejercer un derecho de cobro) y de producir efectos jurídicos mediante la celebración de negocios jurídicos. En el caso de las personas naturales, esta capacidad está condicionada a ciertos hechos, siendo el principal de ellos alcanzar la mayoría de edad. La ley puede establecer ciertas excepciones, permitiendo a personas menores de edad celebrar válidamente ciertos contratos en específico u otorgándoles capacidad de ejercicio antes de cumplir la mayoría de edad. Por ejemplo, en el Código Civil peruano se establece que tienen “capacidad de ejercicio restringida” los mayores de 16 años hasta los 18 años, y estas personas pueden celebrar válidamente contratos relacionados con las necesidades ordinarias de su vida diaria (por ejemplo, comprar comida en una tienda o un restaurant). Asimismo, si la ley permite que los menores de edad contraigan matrimonio, la celebración del matrimonio les dará capacidad de ejercicio.

Por último, la capacidad natural es el discernimiento o la capacidad que tiene un sujeto para conocer y distinguir las implicancias y consecuencias de sus actos. Podría haber situaciones en las que una persona, pese a tener capacidad jurídica y capacidad de ejercicio, carezca temporalmente de capacidad natural. Por ejemplo, una persona mayor de edad, por lo general, tiene capacidad jurídica (por el solo hecho de ser persona natural) y capacidad de ejercicio (por ser mayor de edad) pero, por encontrarse en estado de embriaguez, podría no estar en aptitud de conocer las implicancias de firmar un determinado contrato.

Legitimación

La legitimación es la aptitud que tiene un sujeto para celebrar un negocio jurídico en función de la relación que tiene el sujeto con los bienes o intereses que pretende regular mediante el negocio jurídico. Debe precisarse que existe cierta discusión en la doctrina con respecto a si la legitimación es o no un requisito del sujeto en el negocio jurídico. Considerarlo como un requisito del negocio jurídico generaría que la falta de legitimación necesariamente invalide el negocio jurídico.

Por ejemplo, si una persona quiere vender una casa de la cual es dueña, se encontrará legitimada pues tiene el derecho de propiedad sobre la misma. Si una persona quiere vender una casa que es de propiedad de otro, carece de legitimidad. Pero si, pese a carecer de legitimación, finalmente celebra un contrato para la venta del bien ajeno, este no necesariamente será inválido. Ciertas legislaciones permiten la celebración de este tipo de contratos, dándoles validez pero quitándole eficacia. Así, el sujeto que se obliga a vender un bien ajeno queda de todos modos obligado a hacerlo, pero antes tendrá que adquirirlo de su dueño ya que, evidentemente, su sola voluntad no puede afectar la esfera jurídica del otro.

Determinabilidad

Algunos autores afirman que el sujeto debe cumplir además con un requisito de determinabilidad. Esto significa que el sujeto debe poder ser plenamente identificado o identificable. Será identificado cuando se cuenten con datos específicos sobre el sujeto (por ejemplo, el número de documento de identidad de la persona natural, o el número de registro comercial o tributario de una persona jurídica) y será identificable cuando, no siendo posible identificarlo en un primer momento, se cuente con una suerte de fórmula que permita identificarlo en un momento posterior (por ejemplo, la persona que resulte elegida mediante un sorteo).

 

Otros artículos

Actualización Derecho Admnistrativo

Actualizado el 30 de mayo de 2020

Las funciones del Estado pueden clasificarse en administrativa, legislativa y jurisdiccional. Cada uno de los órganos entre los que se distribuye el poder estatal tiene asignada una de las funciones indicadas, sin perjuicio de que también pueda ejercer otra en cierta medida. [Leer más]

Actualización Derechos Reales

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El usufructo es el derecho sobre cosa ajena para usar y disfrutar sin alterar la sustancia de la cosa. Se asemeja al derecho de propiedad, con la diferencia de que el usufructo es temporal y por tanto, el usufructuario no tiene poder de disposición sobre el bien. [Leer más]

Actualización Acto y Negocio Jurídico

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La causa puede ser definida como la razón que justifica que la ley le reconozca a un determinado negocio jurídico sus efectos; es la función social y jurídica de un negocio jurídico (distinguiéndose así del objeto del negocio jurídico, que se analiza desde una perspectiva práctica y no jurídica). [Leer más]

Actualización Teoría General del Derecho

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La integración jurídica es es un mecanismo que sirve para resolver aquellos casos específicos para los que no hay una norma aplicable pese a necesitar una respuesta jurídica. Se "crea una norma" mediante la aplicación del conjunto de leyes o principios. [Leer más]

Actualización Procesal Civil

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El objetivo principal de las medidas cautelares es asegurar la eficacia de la decisión final (sentencia de cosa juzgada). En tanto dure el proceso, se toma una medida provisional (provisional porque su vigencia está sujeta hasta cuando termine el proceso). [Leer más]

Actualización Contratos

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El contrato es el acuerdo de dos o más partes para crear, modificar, regular o extinguir entre sí una relación jurídica patrimonial, y sirve como medio de regulación de conflictos de intereses entre particulares, constitunyendo uno de los actos que toda persona realiza numerosas veces cada día. [Leer más]

Actualización Procesos Constitucionales

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La finalidad del proceso de amparo es la de proteger derechos fundamentales, distintos a la libertad y los derechos tutelados por el proceso de habeas data. Es un proceso en teoría más rápido, en el que se puede conseguir medidas cautelares. [Leer más]

Actualización Obligaciones

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La obligación, entendida como relación obligatoria, es una relación jurídica de carácter patrimonial en cuyos extremos se encuentran una situación jurídica de acreencia (un derecho personal) y una situación jurídica de deuda (un deber jurídico, al que por lo general también se le denomina obligación). [Leer más]

Actualización Derecho Penal

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La culpabilidad es el tercer elemento del delito, donde se imputa la responsabilidad por la realización de un injusto (conducta típica y antijurídica). El fundamento de la imputación radica en la infidelidad del autor frente al derecho. [Leer más]