Derecho Civil

Obligaciones

La obligación y la relación obligatoria

Obligación

La obligación, entendida como relación obligatoria, es una relación jurídica de carácter patrimonial en cuyos extremos se encuentran, de una parte, una situación jurídica de acreencia o crédito en sentido jurídico (un derecho personal) y, de la otra, una situación jurídica de deuda o débito (un deber jurídico, al que por lo general también se le denomina obligación). Es decir, la obligación puede ser entedida como la relación obligatoria o como la situación de deuda que compone uno de los dos extremos de esa relación. La persona que es titular de la situación de crédito es denominada acreedor, mientras que la persona que es titular de la situación de deuda es conocida como deudor.

Estructura de la relación obligatoria

La relación obligatoria consta de dos extremos: (i) una situación jurídica de crédito en cabeza del acreedor, que consiste en el derecho a recibir una prestación por parte del deudor y (ii) una situación jurídica de deuda en cabeza del deudor, consistente en el deber de realizar una prestación a favor del acreedor. Así, toda relación obligatoria implica una prestación. La prestación constituye el objeto de la relación obligatoria y es la conducta que debe desplegar el deudor para satisfacer el interés del acreedor. Puede consistir en dar o entregar alguna cosa, en hacer algo o en abstenerse de alguna conducta. De esto nace la clasificación tradicional de obligaciones de dar, de hacer y de no hacer. Una vez que la prestación es ejecutada, el interés del deudor (que consiste en ser liberado del vínculo obligacional) se ve también satisfecho, pues la relación obligatoria se extingue como consecuencia del cumplimiento de la obligación. Existen también otros modos de extinción de la relación obligatoria distintas del cumplimiento, como la novación y la compensación.

El desarrollo teórico de las obligaciones forma parte del derecho civil patrimonial, dado su rasgo de patrimonialidad. La patrimonialidad implica que la prestación debe ser susceptible de intercambio en el mercado y de valoracion económica. Esta valoración económica, según una concepción objetiva, se realiza teniendo en consideración el contexto social en que se genera la relación obligatoria; es decir, el análisis sobre si algo es o no patrimonial se realiza en un momento dado y, por tanto, sus parámetros cambian constantemente a medida que la sociedad se desarrolla. Esto determina que las obligaciones sean distintas a los deberes morales, pues estos últimos no tienen carácter patrimonial.

Una clasificación de las relaciones obligatorias que se hace en función de su estructura las divide en obligaciones simples y obligaciones complejas. Las obligaciones simples son aquellas en las que cada extremo de la relación tiene sólo o una situación de deuda o una situación de crédito. Un ejemplo de esto sería el de un contrato de donación típico. El donante (la persona que dona un bien) es titular únicamente de una situación de deuda pues está obligado a trasladar la propiedad de un bien sin tener derecho a recibir algo a cambio. Por su parte, el donatario (la persona que recibirá el bien gratuitamente) es titular únicamente de una situación de crédito, pues tiene derecho a exigir al donante que cumpla con entregarle el bien, sin estar obligado a hacer pago alguno a su favor. En el contrato de donación hay un solo deudor y solo un acreedor. Las obligaciones simples son propias de los contratos unilaterales, pues precisamente estos son aquellos en los que sólo una parte está obligada a efectuar una prestación.

Las obligaciones complejas son aquellas en las que cada extremo de la relación tiene tanto una situación de deuda como una situación de crédito. Por ejemplo, los contratos de compraventa típicos generan una relación obligatoria compleja. El vendedor es titular de un situación de deuda, que consiste en el deber de entregar un bien al comprador, y también de una situación de acreencia consistente en el derecho de recibir un precio. El comprador es también titular de una situación de deuda, consistente en el deber de pagar el precio al vendedor, y de una situación de acreencia, consistente en el derecho de recibir el bien comprado. Es decir, ambas partes del contrato de compraventa típico son tanto deudor como acreedor.

Fuentes de las obligaciones

Las relaciones obligatorias nacen producto de la ocurrencia de determinados hechos jurídicos, a los que se les conoce como las fuentes de las obligaciones. Estas fuentes son la ley, el contrato, el acta de responsabilidad civil, los cuasicontratos y el testamento.

 

Otros artículos

Actualización Derecho Admnistrativo

Actualizado el 30 de mayo de 2020

Las funciones del Estado pueden clasificarse en administrativa, legislativa y jurisdiccional. Cada uno de los órganos entre los que se distribuye el poder estatal tiene asignada una de las funciones indicadas, sin perjuicio de que también pueda ejercer otra en cierta medida. [Leer más]

Actualización Derechos Reales

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El usufructo es el derecho sobre cosa ajena para usar y disfrutar sin alterar la sustancia de la cosa. Se asemeja al derecho de propiedad, con la diferencia de que el usufructo es temporal y por tanto, el usufructuario no tiene poder de disposición sobre el bien. [Leer más]

Actualización Acto y Negocio Jurídico

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La causa puede ser definida como la razón que justifica que la ley le reconozca a un determinado negocio jurídico sus efectos; es la función social y jurídica de un negocio jurídico (distinguiéndose así del objeto del negocio jurídico, que se analiza desde una perspectiva práctica y no jurídica). [Leer más]

Actualización Teoría General del Derecho

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La integración jurídica es es un mecanismo que sirve para resolver aquellos casos específicos para los que no hay una norma aplicable pese a necesitar una respuesta jurídica. Se "crea una norma" mediante la aplicación del conjunto de leyes o principios. [Leer más]

Actualización Procesal Civil

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El objetivo principal de las medidas cautelares es asegurar la eficacia de la decisión final (sentencia de cosa juzgada). En tanto dure el proceso, se toma una medida provisional (provisional porque su vigencia está sujeta hasta cuando termine el proceso). [Leer más]

Actualización Contratos

Actualizado el 30 de mayo de 2020

El contrato es el acuerdo de dos o más partes para crear, modificar, regular o extinguir entre sí una relación jurídica patrimonial, y sirve como medio de regulación de conflictos de intereses entre particulares, constitunyendo uno de los actos que toda persona realiza numerosas veces cada día. [Leer más]

Actualización Procesos Constitucionales

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La finalidad del proceso de amparo es la de proteger derechos fundamentales, distintos a la libertad y los derechos tutelados por el proceso de habeas data. Es un proceso en teoría más rápido, en el que se puede conseguir medidas cautelares. [Leer más]

Actualización Obligaciones

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La obligación, entendida como relación obligatoria, es una relación jurídica de carácter patrimonial en cuyos extremos se encuentran una situación jurídica de acreencia (un derecho personal) y una situación jurídica de deuda (un deber jurídico, al que por lo general también se le denomina obligación). [Leer más]

Actualización Derecho Penal

Actualizado el 30 de mayo de 2020

La culpabilidad es el tercer elemento del delito, donde se imputa la responsabilidad por la realización de un injusto (conducta típica y antijurídica). El fundamento de la imputación radica en la infidelidad del autor frente al derecho. [Leer más]